libertad

libertad

marina y mario

       LA LIBERTAD
En una celda oscura
Hallaba un preso arrepentido
Que en soledad miraba
Como los pájaros libres volaban.

Solo había barrotes oxidados,
Y enormes telarañas,  
El tenía envidia,
De esos pájaros libres.

Su alma estaba muerta,
Y su desesperación muy viva
Culpabilidad sentía,
de no haber hecho,
lo que debía

Las manos pobres y frías,
y el cerebro dolorido,
pero donde más dolía
era en el corazón partido

2 comentarios:

Publicar un comentario