VENTANA

VENTANA

ANASS

En un día normal en el colegio, la ventana mostraba sus preciosas vistas a la naturaleza. Cada niño que pasaba por la ventana, podía pedir un deseo y al día siguiente se cumplía.
Un día, Miguel pidió un deseo que siempre deseaba: tocar la preciosa naturaleza del exterior, y lo pidió. Pasaban días, semanas, hasta meses, hasta que un día, Miguel estuvo en lo profundo del bosque más hermoso del mundo. Había estado en una casa en el bosque y cada vez que veía la ventana de su habitación, se sentía orgulloso y libre por por su viaje misterioso a ese bosque tan hermoso. Después, cayó la noche, Miguel se durmió y se despertó en su casa en la ciudad. Miguel se puso trise, pero a la vez contento por aquél descubrimiento. En su clase, hizo una redacción sobre su estancia en el bosque y se la guardó para sí mismo. Él sabía que era una experiencia inolvidable gracias a la ventana de su clase

0 comentarios:

Publicar un comentario